Si dijéramos que el sol cae sin ganas en el cielo cuando el cielo está escapando y la soledad es más sola en la cama, y la luna es una lágrima sin llanto; te diría que estás muerta mi amor, por eso te estoy amando. Si dijéramos que nunca hubo tan bella una noche como esta, tuya y mía, si dijéramos que bajo las estrellas tu mirada y mi mirada están perdidas; te diría que estoy muerto mi amor, eso es lo que te diría.

Seguidores

Gente linda que me visitó.


Me acobardó la soledad y el miedo
enorme de morir lejos de ti;
¡Qué ganas tuve de llorar sintiendo
junto a mí la burla de la realidad!
Y el corazón me suplicó
 que te buscara y que
 te diera mi querer,
me lo pedía el corazón y entonces te busqué creyéndote mi salvación; y ahora que estoy frente a ti parecemos,
ya ves, dos extraños.
Lección que por fin aprendí:
¡Cómo cambian las cosas los años!
Angustia de saber muertas ya la ilusión y la fe.
Perdón si me ves lagrimear
¡Los recuerdos me han hecho mal!
Palideció la luz del sol al escucharte fríamente conversar, fue tan distinto nuestro amor
y duele comprobar que todo,
todo terminó.

1 comentario: